miércoles, 10 de octubre de 2007

L'altre día vaig somiar/ El otro día soñé


L’altre dia vaig somiar
Jo estava dempeus enmig d’un poblat estrany, empedrat, passejant. Quan vaig arribar al mirador havia passat quelcom de transcendental que havia de resoldre. No era un mirador: era un paratge. Amb tota la concentració de què vaig ser capaç vaig emetre una espècie de xiulet, un xiulet que semblava no tenir fi i d’una freqüència mai escoltada. Van arribar, cavalcant, tot un grup de cavalls. Jo vaig muntar sobre d’un que era gris i petit. Quan tornava a estar allà, quan s’agombolava la gent del poble, els coneguts, a esperar-me, em trobava que un em deia que vigilés, que tenia molta cara de muntar un cavall tan jove i feble. Era prim, és cert, però cavalcàvem a gust. El deixava lliure sense meditar-ho més. De cop endevinava el meu cavall, el veia entre la massa, tenia el cos voluminós, el pel relluent, d’un lila fosc brillant molt estrany. De cop veia que de cintura en amunt era un home, un home fornit de cara quadrada i cabells ondulats. Estava abraçat a una dona menuda i els dos estaven tristos (ella plorant) enmig de l’acomiadament. I tot perquè jo l’havia escollit com al meu cavall. Però, seria jo capaç de tirar endavant aquesta dèspota situació? Seria un centaure el que m’esperava? No cavalcava més segura amb el petit cavall? Cap on anàvem que costava tant decidir-se com un s’armava? A quina aventura se’ns encomanava i per què se’m feia senyora dels cavalls? No era un somni. Era el preàmbul al bosc i les espases, a la batalla. O potser fou al revés.


El otro día soñé
Estaba de pie en medio de un poblado extraño, cubierto de piedras, paseando. Cuando llegué al mirador había pasado algo trascendental que tenía que resolver. No era un mirador: era un paraje. Con toda la concentración de que fui capaz empecé a emitir un pitido, un pitido que parecía no tener fin, una frecuencia nunca antes escuchada. Llegaron, galopando, un grupo de caballos. Yo monté sobre uno que era pequeño y gris. Cuando volvía a estar allí, cuando se reunía la gente del pueblo, los conocidos, a esperarme, me encontraba que uno me decía que tenía mucha cara de montar un caballo tan joven y débil. Era delgado, es cierto, pero cavalcábamos a gusto. Lo dejaba libre sin meditarlo más. De golpe sabía cuál era mi caballo, lo veía entre la masa, tenía el cuerpo voluminoso, el pelo reluciente, de un lila oscuro brillante muy extraño. Súbitamente vi que de cintura para arriba era un hombre, un hombre musculoso de cara cuadrada y cabellos ondulados. Estaba abrazado a una mujer pequeña y delicada y los dos estaban tristes (ella llorando) en medio de la despedida. Y todo porque yo lo había escogido como mi caballo. Pero, ¿sería yo capaz de tirar adelante esta déspota situación? ¿Sería un centauro lo que me esperaba? ¿No galopaba más segura con el pequeño caballo? ¿ Hacia dónde íbamos que costaba tanto decidirse cómo uno se armaba? ¿A qué aventura se nos encomendaba y por qué se me hacía señora de los caballos? No era un sueño. Era el preámbulo al bosque y las espadas, a la batalla. O quizás fue al revés.

2 comentarios:

Dd dijo...

vengo leyendo el blog de adelante para atrás, uniendo los puntos (como pasa cuando uno mira para atrás) y me llama la atención una cosa:
...em trobava que un em deia que vigilés, que tenia molta cara de muntar un cavall tan jove i feble. Era prim, és cert, però cavalcàvem a gust. El deixava lliure sense meditar-ho més.

me parece curioso, una pregunta que te haría, no sé porqué..

(besos)

hiperboreana Ingrid dijo...

Doncs no ho sé... El somni anava així. Després va arribar el centaure. Ànsies de créixer en qualsevol dels sentits possibles? No ho sé. Un petonàs Sílvia,
I.