jueves, 8 de enero de 2009

SILENT NIGHT, HOLY NIGHT, ALL IS CALM, ALL IS BRIGHT... BRIGHT?


Ayer nos bajaron la intensidad de luz del piso (del barrio, de algunas zonas del barrio del Poble Sec) al mínimo, eso antes se repetía unas dos veces por semana, había cesado, ha vuelto. Ayer, el día más frío del año, nos quedamos con el trasero congelado como los monos aquellos del culo rosado y como todo estaba glaseado los cadáveres de la nevera no despertaron. La propietaria había decidido hacer más cool el piso y puso placas eléctricas (que parecen las placas de modelar fango más que una fuente de calor), con lo que nos quedamos sin cena un par de veces por semana. Evidentemente sin TV, sin Internet, sin luz para leer. Sin ídolos, sin lares, sin calor no-humano. Sólo pudimos contar minutos y especular sobre un desvío intencionado de la luz de las zonas menos favorecidas a zonas que necesitan calefacción central a tope y luces de neón por todo el barrio incluso en el ojito negro de la suegra. Pasaba menos frío la chica del cartel enorme del Corte Inglés que nosotros. Barcelona, Dan Flavin podría hacer de ti un panel fluorescente con los capitanes del neón robado decapitados colgando de él con todo su fulgor. Que Fecsa-Endesa nos ilumine. Amén.