sábado, 20 de febrero de 2010

SUPER-8



"Televisión, globalización e identidades". Hablan de Foucault, Kristeva y Judith Butler. Bien, en extraño contexto, pero bien. Subo videos, byte a byte. Next frame: vamos a ver la muestra de Super8. Media hora esperando, sacramento santo, el de la proyección, los que llegamos tarde: tarde llegamos. Es cierto. Media hora haciendo cola en el frío parco.  ¿Por qué siempre llegamos tarde? Incluso cuando llegamos. A costa de evitar aquel momento en el que nada ha empezado y en el que todo el mundo está expectante de lo que va a suceder y donde lo social sustituye en su hiperescenificación del yo el placer niño del misterio de lo que va a acontecer y no sabemos.  Confundo una chica con una amiga, no me percato de la diferencia hasta que han pasado diez segundos de mirarle el rostro a un palmo de distancia. Se ríe, me sonrojo. Entramos. La chica se sienta a mi lado. Me siento extrañamente acompañada. Al cabo de un rato, de tanto haber esperado, me meo: en el bar escuchas a Nina Simone con su Sinnerman. La gente no atiende, tampoco pasa nada. Tú sabes, esto te basta. Rollos de Super8: un chiringuito en la playa, dos enfermeras psicópatas, un cine-poema con amor de fondo, cuatro pintores... y las imágenes de David Domingo, que son muy buenas. En él: Todo es de color, como cantaban Lole y Manuel. Unas cervezas con los amigos, recetas de comidas maravillosas para conquistar amores o el estómago, comprensiones bárbaras, risas más bárbaras aún, y horas, siempre tardías, para un cuerpo dudoso e incierto, muy bien disimulado entre las calurosas vestimentas de la amistad. Y cuando uno se separa de aquellos a los que ama, se encuentra solo, individuado, hundido en su abrigo, demasiado concreto, a estas alturas del año bastante sucio, subiendo la cuesta cotidiana, los veinte metros hasta el portal. Giras la llave. Los mismos escalones por los que te atrancas, irregulares, infinitos, cuando lo que esperas es llegar a la cama. Y de nuevo la cabeza ruidosa proyecta malas versiones de una fatal película llamada presente (no tan mala la mañana siguiente) con un nefasto protagonista al que llaman Yo. Entonces, vuelves a ella, a su piano, a dejar pasar las horas, y a que te embriague el sueño. Abro la libreta para leer lo que ha escrito Vanesa: "Mandonguilles matrimoniales", "Ensalada para solteros revolcolnes y arrechuchos", "Mejillones para el plantón o para la reconciliación, según se vea". Qué bien sienta la prosodia amical. Le doy al play. Say love me or leave me... Much more than this I did my way... Feelings... If you knew how I miss you, don't you know how I love you... todo se desvanece en una concreción transparente y demasiado firme a la vez, y todo sigue su curso natural, como inerte. La mujer negra sigue cantando por los siglos de los siglos. Y amén. Que lo que no lo cura el canto, no lo cura nada,  ni la mano de santo.  En los desvanes escondidos del amanecer a veces algunos ponen su música en silencio, entre el pezón de ella y los recovecos del ayer. Me desnudo, me visto de nuevo, publico, y me duermo. Es esto lo que voy a hacer. Escucho otra canción sin moverme ni un centímetro. La canción sustituye mi yo y mi hoy sin querer. Ha pasado an other day. 

jueves, 18 de febrero de 2010

Rey de Reyes


EL REY.............................................................
..................Y LOS REYES

miércoles, 17 de febrero de 2010

THE JESUS AND MARY CHAIN I LA COLD WAVE



REVIVAL!
Jesus and Mery Chain, una cançó i un vídeo preciosos. Clica AQUÍ!

L'altre dia em parlaven de la Cold Wave francesa, aquí van tres temes, són una mica foscos, com els anys; tres perfils, tres dones, oh:


Martin Dupont, It's so


Malaria, Trash me


Kas Product, Never come back

E LA NAVE VA: de Ministerios y naufragios

El lunes 15 de febrero la cultura española quiso matar o morir, a partes iguales. El 15 de febrero era el último día para pedir las subvenciones de Industrias Culturales del Ministerio de Cultura. Este año sólo se podía hacer por la vía telemática a través del Certificado Digital o el DNI electrónico, según el caso. Llegar al punto de que todo esto funcione no es fácil:

- Tienes que saber dónde hacerte el DNI o Certificado Digital. No todos los sitios son válidos para hacerte el Certificado Digital (para empresas y asociaciones). Hay unas empresas subcontratadas que son las que dan las licencias por el módico precio de 107 euros. Con ello te va la targetita, el CD-Room para instalar el lector y el lector. Pero, atención, los drivers no son compatibles con los sistemas operativos MAC y GNU/Linux (para el caso de los DNI's electrónicos ni idea).
- Una vez tienes todo instalado en tu PC alquilado o prestado tienes que tener el navegador correspondiente y, condición sine qua non, la versión de Java necesaria para que al acceder al formulario online del Ministerio todo funcione.
- Todo tiene que ser compatible (lector, targeta, drivers targeta, sistema operativo, versión de java), lo cual a menudo (o casi siempre) es imposible.

Una estructura del sistema de solicitud de subvenciones que tenía que facilitar las cosas se hizo de la manera más complicada posible, con poca información concentrada y bien explicada; más que nada los operarios de las empresas con los que uno se va encontrando no saben todas las partes del proceso y uno acaba perdido (eso sí, las chicas del Ministerio: un encanto). Pasas pantalla si todo funciona. Si ya has llegado hasta aquí y confías en la infalibilidad de la tecnología, allá tú con tu inocente credo, que la religión siempre se utilizó para engañar el pueblo: el sistema se colapsó (THE SYSTEM HAS BEEN COLAPSED! ALERT!) ante las 1.400 solicitudes que se hicieron en el último día (sí, somos una cultura del "último día, de puro y copa", ¡y qué!, esto no es suficiente si el proceso entra dentro del plazo establecido), teniendo como consecuencia immediata que decenas, centenares de personas (desconozco las cifras, pero por el alarmismo que vivió el ministerio intuyo que son grandes) no pudieran enviar sus proyectos para las subvenciones de las cuales dependen. ¿Cómo un sistema informático se colapsa por 1.400 solicitudes si el público potencial de la red -según los últimos datos- son 1.734.000.000 usuarios? Esperemos que el Ministerio responda como es debido.