domingo, 7 de abril de 2013

VICE Y, SOBRETODO, OTRAS COSAS

Ahora que ha salido un polémico artículo sobre la revista VICE todo el mundo querrá decir la suya. Aquí estamos también. Cuando hace dos días leí la crítica que se le hacía y la réplica de VICE pensé no tanto en la revista sino en el valor socio-cultural de todo esto. Intenté preguntarme sobre el éxito de VICE y también sobre su fracaso (lo que se les escapa) para entender mejor el momento que estamos viviendo. Sin ánimos de parecer oportunista en el sentido clásico, pensar en ello sí era una oportunidad para entender algo más sobre lo que nos rodea y anima, sobre las nuevas comunidades que surgen, sobre el valor de la risa, sobre la falta de compromiso, entre otras cosas. 


ENTRE LA DERECHA Y LA IZQUIERDA UN CENTRO QUE LO OCUPA TODO: EL DINERO


Hace un par de días apareció en El Confidencial una noticia sobre VICE y la "contracultura" de derechas. Mi duda está en el título del artículo, me acojo a Adam Curtis y su idea de que en los círculos del poder la división tradicional entre la izquierda y la derecha ha perdido el sentido y lo importante es cómo se gestiona este poder, cómo hacen las élites para encauzar, manipular y provocar la realidad, cómo nuestro presente es consecuencia de la manera en que se ejerció este poder en el pasado inmediato.  No muchas horas después apareció la réplica de VICE, que se rió del artículo de una forma un tanto confusa, poco graciosa y escueta. Aprovecharon para hacerse algo de publicidad a través de diarios prestigiosos que los mencionaban. En un artículo en The Guardian explicaban los tratos con Murdoch (marmita republicana, Fox way of life) y el titular era que querían construir otra CNN con la ayuda de VICE. La CNN fue la televisión oficial de la Guerra de Iraq, una guerra política y mediática para quedarse el petróleo de la zona y reforzar alianzas político-económicas, un holograma (con víctimas reales, eso sí) creado gracias a la televisión y sintonizado por la columna republicana del gobierno bajo el paraguas de la CNN que ofició la misa de la guerra justificándola a ojos de todos los ciudadanos. Esas son las nuevas alianzas de VICE, junto a la HBO (Time Warner, propietaria de la CNN). Viendo esto podría pensarse que quizás los del Confidencial sí tenían razón con lo "de derechas", pero creo que a VICE eso de "izquierda y derecha" les importa un comino. Michael Moore también hizo su programa "TV Nation" desde las entrañas republicanas de la Fox. El entretenimiento no entiende de política(s).




Una de las intervenciones de VICE que, durante el Occupy Wall
Street pusieron modelos comiendo caviar o con pancartas como esa


¿CONTRA QUÉ? CONTRA-NADA. CLAVES DEL ÉXITO DE VICE


El artículo habla de VICE como súmmum de la "contracultura de derechas". VICE no es de derechas, su director es un facha, sí, pero es peligroso poner en el mismo saco a los centenares de trabajadores de la revista en sus múltiples sedes. VICE es un negocio que se ha tomado muy en serio el contexto ultra-liberal que vivimos. Tampoco creo que VICE apele a la "contracultura". Según la wikipedia (para ir rápido), la contracultura se refiere a: "un movimiento organizado y visible cuya acción afecta a muchas personas y persiste durante un período considerable. Así pues, una contracultura es la realización, más o menos plena, de las aspiraciones y sueños de un grupo social marginal. Podemos considerar ejemplos como el romanticismo del siglo XIX, la bohemia que se inicia en el siglo XIX y dura hasta hoy, la Generación Beat norteamericana de los años cincuenta, los movimientos contraculturales de los sesenta, influidos por la Generación Beat, el movimiento hippie* nacido en los años 60 en Estados Unidos de América y el movimiento punk de finales de los setenta hasta hoy" (*incluso en eso hay dudas, vinculándolo algunos a la Ivy League). Si esto es contracultura, VICE no lo es, si lo contracultural es aquellos aspectos marginales de la sociedad que están completamente integrados en ella, entonces VICE es contracultural. 


VICE, bajo el auspicio de Spike Jonze (entre otros), nació como una revista para jóvenes, para Skaters, niños acomodados disfrazados de rebeldes patrocinados por marcas de ropa o zapatillas (no hay público más fiel a la tribu que los adolescentes, de la misma forma que no hay acomodado sin sus quince minutos de rebeldía biográfica para decirse a sí mismo que la vida tiene sentido más allá de lo que ya se tiene -materialmente hablando-). El feismo, la pataleta, el exabrupto, el sexo y los colocones empezaron a formar parte de la isotopía de la revista, com decía su director: "Cuando VICE empezó, lo único que nos importaba eran el sexo, las drogas y el rock'n'roll". VICE es una revista que de forma inteligente (en su propósito, no en sus formas) y liberal confió en las marcas. VICE es una revista a la que atiende un público masivo que, como dice el artículo, tiene como receta para arrasar "los contenidos ofensivos, políticamente incorrectos, con frecuentes referencias al porno, los estereotipos raciales y las drogas duras". VICE viró en un momento dado hacia la actualidad, hacia los "reportajes de riesgo" en zonas conflictivas. VICE, mayoritariamente  es un termómetro de tendencias. VICE es una gran máquina de estilo, y también de hacer dinero. VICE hace de lo políticamente incorrecto algo correcto. VICE utiliza el mainstream y lo viste de arte, utiliza el arte y lo viste de mona. VICE, en la carrera histórica, apostaría antes por el Ecce Homo que por Picasso. VICE apela a las drogas porque vivimos en un mundo duro en que las drogas duras sirven de dulce alivio, un modo de escapatoria colectiva (cada tribu tiene su propia droga), la forma más clara de hacer cohabitar universos paralelos como forma de resistencia vital, las drogas para hacer crecer el super-hombre de un niño que no es ni será más que un niño, las drogas para generar una cierta complicidad con el público: "hey, yo sé de lo que me hablas, tío". Apela a lo políticamente incorrecto porque es lo propio de los jóvenes y los jóvenes actuales no dejan de serlo hasta que se jubilan o hasta que nos jubilen (seguramente sean otros que nos jubilen, y a saber hacia dónde), con lo que te aseguras un target de largo alcance. La publicidad (Ray Ban, Movistar etc.) se ha llenado la boca y los escaparates con imágenes de "rebeldía" como elementos de marketing, embargos emocionales en los que caemos facilmente. Ser rebelde mola y VICE bien lo sabe. Ser rebelde es el status quo de la adolescencia, el lugar común. VICE hace de su lector potencial, un adolescente real, independientemente de la edad que tenga. Ser rebelde es, para "ellas", abanderar una anorexia latente mientras vistes como Madona lo hacía en "Who's that girl" y pones cara como de que se te ha parado el cerebro o te comunicas con entidades élficas; para "ellos" es algo así como si a Patinson le pusieran una barba de homeless veterano. Todo ornamentado de Gucci, o del otro  Gucci.



Unos de los protagonistas del último número de VICE



MATAR AL PADRE

Por qué VICE puede gustar tanto, por qué a mí a veces me pica la curiosidad o incluso la risa que sigue a la pregunta "¿esto va en serio?". VICE ha sabido aprovecharse del descrédito público, esto es: hemos heredado unas pautas culturales elitistas, patriarcales, burocratizadas, estatales que no convencen a las generaciones que suben. Súmale la crisis, súmale el paro, el desánimo general (como decía el amigo Martí Sales, el aburrimiento envilece las personas), la falta de confianza en todo lo público (Estado, Nación) y lo privado (Banca, Empresas). Estamos hartos y necesitados y en medio de todo esto VICE ofrece a campo abierto un lugar en el que reírse de todos ellos, de los padres (políticos, biológicos, lo que sea), del poder, de lo convencional, de lo tolerado. Reírse es siempre burlarse, establece una superioridad moral hacia lo reído, pero, ¿qué pasa cuando acabamos riéndonos tanto que nos ahogamos de tanta risa?¿Qué pasa cuando la risa nos ha alejado del mundo y de la responsabilidad que tenemos sobre él?¿Qué pasa cuando nos hemos reído tanto de la parodia de la humanidad que hemos acabando riéndonos de la miseria de los otros? Queríamos matar al padre y hemos liquidado el hermano, no nos queda otra que adherirnos a la comunidad de los "cínicos compulsivos", es esa risa letal el lugar más seguro, la nueva Biblia, sentirse como en casa. A mí que no me busquen allí, en la posada donde la frivolidad y la risa fácil ya han perdido de vista lo que les provocaba la risa. Queda la risa immediata, la risa tonto-lava, la risa del "cool hunted" con su camisa y deportivas a cuestas (pero al fin y al cabo: "hunted"), la risa del niño que es cruel y lo sabe, la risa de los que ríen más que respiran, la risa que nunca es inocua, porque convierte el mundo en un gag sin fin. Estamos frente a sublimación de la tontería como arma para aumentar el cash en un mundo donde (y los gerentes y directores lo saben) la risa es "global". Una risa globalizada y única ondea por los cielos, es una risa uniformizada, parecida al rictus mortuorio o la sonrisa histérica (aún en su inmovilidad) de las víctimas del Jocker, el emblema de la a-moralidad por excelencia.   


COMENTANDO LO COMENTADO:

Volviendo al artículo, veamos algunas de las declaraciones:


MTV


"Hoy los suplementos económicos la definen como "la próxima MTV", aquella cadena de vídeos musicales que explotó comercialmente en los ochenta y que se convirtió en referente de la cultura juvenil de todo el planeta". MTV hacía programas como Buzzz, y fue una revolución de los formatos televisivos, ahora se ha convertido en carne de reality y en anestesiantes musicales de las salas de fitness. Esperemos que los trabajos de VICE para HBO sean más que esto (algunos reportajes de la cadena valen algo más que esto). Lo que es verdad es que VICE ha heredado el sesgo de la MTV de los 80's. Por entonces, como ahora, se asistía a una desregulación del mercado general (y de las telecomunicaciones en concreto) sin precedentes. VICE no es la próxima MTV, VICE ya lo es, entendiendo la revista como la referencia entre los jóvenes. VICE ha concentrado en pocos años lo que MTV ha sido en décadas, normal teniendo en cuenta la aceleración de los procesos productivos que ha sufrido la sociedad en los últimos 15 años. 


El absurdo de la condición moderna


"Vice ayuda a los jóvenes a dejar atrás los disparates liberales de los sesenta".

su objetivo es "subrayar el absurdo de la condición moderna" (dice el director). Me cuesta creer que los jóvenes piensen los disparates liberales de los sesenta. El efecto, en realidad, es a menudo subrayar el absurdo de la condición moderna, pero VICE lo subraya alimentándolo.

Bienvenidos al circo romano


"Me encanta ser blanco y creo que es algo de lo que estar orgulloso. No quiero que nuestra cultura se diluya. Necesitamos cerrar nuestras fronteras y que los que están aquí asimilen nuestro idioma y nuestro estilo de vida occidental y blanco" (dice el director de VICE). Alguien le ha dicho que en los "extremos" está lo radical, y que lo radical (aunque pase por el ABC del fascismo común), mola. Hitler también era racista, hacía del racismo (la supremacía cultural) la excusa perfecta para dejar detrás de sí millones de muertes y un bigote. Para muchos jóvenes de Hitler sólo queda el bigote. Hitler no está de moda, o sí, desde la frivolidad más absoluta sí.  Hitler es la cara visible de una alucinación colectiva vuelta pesadilla real llamada nazismo y ahora, a manos de los más jóvenes (o de algunos de ellos), Hitler no es más que un chiste. Está claro que el comentario es burleta, es eso de "soy racista: ¡y qué!", frase que no provoca, puesto que a estas declaraciones las protege el dinero del enunciante, el dinero es la coartada perfecta para permitirte el lujo de ser un imbécil y que esto no te afecte, es más, que esto te premie con un "el puto amo". "El puto amo": una frase pre-industrial donde la taxonomía nos remite a la época romana, en ese juego de "amos" y "esclavos" donde los emperadores hacían su "me gusta" o "no me gusta" (Uertere Pollicem) con el pulgar para indicar si al gladiador se lo tenía que matar o no, la Roma del pan y circo, de las peleas "de gallos" en la arena, de lo viscoso a la vista, de la muerte en directo, del "estáis todos invitados", os damos pan (en lugar de birra gratis), pero tenéis que formar parte del circo. Quid pro quo. VICE es también herencia de este circo romano. Vivimos una época donde la moneda de cambio ya no tiene valor simbólico o ideológico sino que lo que se cambia es la misma moneda en sí: dinero por dinero. Por eso la frase "me encanta ser blanco" carece de sentido y de efecto, aunque hubiera añadido "me encanta ser: basura blanca". 


El súmmum del cinismo


"Occupy Wall Street es muy adolescente. Hablan de redistribuir la riqueza, pero eso tiene un nombre: comunismo. Quieren quitar a los ricos para dárselo a los pobres (...) Cuando te acercas a hablar con los manifestantes parece un jardín de infancia. No saben lo que es el comunismo o el socialismo. ¿Es que nunca han leído un libro?" (...) Aparte de estas declaraciones, Smith se autodefine como "el Stalin de Vice", Stalin que dejó detrás de si 3.000.000 de víctimas y que por culpa de querer "quitar a los ricos para dárselo a los pobres" hizo un proceso de colectivización de tierras que provocó una hambruna en Ucraina sin igual, y que eso no es "comunismo" y que "comunismo" no es "Occupy Wall Street" y que sus equivalencias carecen de rigor, y que si lo dice para reírse, carecen de gracia. Mondo Bruto para el que las viejas taxonomías que nos permitían entender la historia lo único que hacen es tergiversar el sentido político de las acciones colectivas actuales que se mueven en un contexto que nada tiene que ver con el de los años 60. De hecho, VICE utiliza toda la iconografía de los 60 desde un punto de vista frívolo, a partir del neo-folk u otras imágenes que traduzcan la "liberación catárquica" de un individuo enraizado en la cruz del "aquí y ahora" en este "mundo sin sentido" al que apelan (en esto último razón les sobra). Si todo lo dicho es ironía y cinismo porque él está "más allá del bien y del mal", y realmente juega con "eso de leer", con  Stalin, el comunismo, el socialismo y Occupy Wall Street, en realidad, es como perder el tiempo. La ironía y el cinismo parten de un conocimiento total sobre el objeto ironizado o parodiado, pero en este caso, suena a algo así como: No somos ni de derechas ni de izquierdas pero tenemos claro los símbolos de ambos, lo que trasluce a la superficie (al fin y al cabo, lo menos trascendental del ser de derechas y de izquierdas, lo más codificado) y, a pesar de no entender nada de esto porque pasamos de investigar y leer, nos reímos a bocajarro. La ecuación es básica: si dedicas todo el tiempo a reírte de las cosas, no podrás dedicar mucho tiempo a aprender de ella, a conocerlas tal cual, y eso siempre dará como resultado una risa tonta, superficial, fácil. Todo esto me hace pensar que el presidente de VICE es como el "OSO BLANCO" de la serie "Black Mirror" (de hecho en la foto oficial él aparece junto a un oso): el escenario donde exhibir las víctimas y reírse así sin más, desde el convencimiento de que el sistema, aunque sea idiota y sin sentido, funciona, y así ha funcionado catapultándolos en la cima a partir del white trash, el esnobismo, el cinismo endemoniado y partiendo de tópicos comunes entre la juventud. 



La risa, el white trash y la frivolidad como arma crítica o como nada absoluta



La frivolidad, como bien saben los de VICE, es una arma crítica, pero de doble filo, la frivolidad tiene que tener un límite porque si no se limita o contextualiza ésta acaba integrándose en el sistema y legitimándolo por todo lo alto. Un ejemplo: Damien Hirst, uno de los artistas más cotizados del mundo, haciendo calaveras con diamantes, animales disecados en bañeras de formol. Reír sin parar = legitimar por todo lo alto. 







La "frivolidad conectada" se destila entre los jóvenes como el nuevo Baal, el trollismo desenfundado es una doble vida que les seduce, la irresponsabilidad máxima en un mundo fracturado, el "odiar por odiar", el "odiar a toda costa", las niñas de SPRING BREAKERS que no distinguen más entre el último videojuego y su propia vida y acaban agujereando las personas como los trolls agujerean la prensa o los blogs con "palabras de goma" que, como sabemos todos, quitan los ojos y no aportan nada. VICE hace bandera de todo esto porque los están esperando, a los jóvenes, a su público, a los incendiarios a-morales, a los haters; VICE no ha provocado nada, ha mirado a su entorno y se ha dado cuenta de lo sedienta que está la juventud del "terrorismo" gratuito, de la "calavera con diamantes" de Hirst que une los polos opuestos en los que gravita la sociedad: entre el deseo de lujos, riquezas, belleza y vidas imposibles (esa Second Life), y la miseria cotidiana, entre la fantasía absoluta y la necesidad total. Los jóvenes alzan su imperio sobre el "nadie me comprende, la vida es una mierda" y eso VICE lo sabe, y calcula, ilustra y alimenta esa "mierda fina" de la mejor de las formas posibles.

¿Qué quedará de todo esto en la historia?¿Cómo entenderán esto las generaciones futuras?¿Qué memoria puede haber de un pedo, un ácido, una teta o un modelo Gucci remojado en vomitona? Ninguna, tampoco lo pretenden, se codean en ese presente puro que se ejerce como una nada permanente. Aquí y ahora. Rápido y fácil.


Lo TRASH para la gente es "cool", porque se concibe como lo opuesto a lo que nos inculca la sociedad (absolutamente dirigista, burocrática y neoliberal), lo trash atrae porque es periférico, suburbano, de algún modo inútil, accidental, radical, intolerable por el status quo y feo (aquí me faltaría todo un apartado de "Oda al Freak" que comulga con el espíritu VICE -pero que están perdiendo en pro de "la gente guapa"). No esconderé mi empatía hacia ciertas formas de la cultura WHITE TRASH (como curiosidad y como fenómeno, claro), pero VICE ha frivolizado tanto con el tema que no nos asuste ver en una desfilada de moda cosas como esta. Las famosas, de hecho, han subido la puntuación pública a medida que sus escándalos públicos iban subiendo en el marcador: Britney Spears, Amy Whinehouse... Desde este punto de vista VICE se ha convertido en la "hola" de lo que "mola".


Lo dejo aquí, no sin añadir un comentario de "Treintañeros a la deriva" de Facebook que explica mejor que yo, el quid de la cuestión: "AHORA todo el mundo ODIA EL VICE, pero esto aunque suene muy poco revolucionario, para tod@s los que nos dedicamos a los medios de guerrilla informativa Vice tiene algo que enseñarnos, VICE consigio que la Derecha WHITE TRASH se viera representada ocupando el vacio de la MTV que era patrimonio de LA DERECHA ADINERADA, y si en vez de criticarlo, lo estudiaramos para cambiar el paradigna y hacer que LA IZQUIERDA CABREADA, ocupara las portadas?? Por mucho que despotriquemos al final para que las rotativas funciones hace falta pasta, y es en ese punto donde tendremos que elegir la linea editorial...". Los de VICE se han pasado ahora con la pasta y con el trash y han dejado a "la izquierda cabreada" en los meaderos y rincones donde la "cool people" transforma sus cuerpos endiosados por el MDMA en orina, insomnio y cansancio. Larga vida a la "guerrilla informativa", a la mala leche y al cinismo orientado, no hacia la gente jodida, sino hacia los que nos hacen la vida im-posible. Si quieren ser tan "rebeldes" (con o sin causa) como insinúan constantemente, que maten al "padre" de una vez por todas, no que vivan de él insultándolo detrás de la puerta del comedor que sólo traspasarán cuando su madre los llame a la mesa para comer y cobrar la paga mensual por ser hijos de, hijos de papá, hijos de perros con dinero, hijos de un mundo perro, hijos de su maldito tiempo. 


NO ES TRASH TODO LO QUE RELUCE 


Cabe diferenciar los contextos de producción, Vice España no es lo mismo que Vice U.S.A., sobretodo por la diferencia abismal que hay entre la cobertura que hicieron en U.S.A. de "Occupy Wall Street" y la cobertura que Vice España ha hecho del 15M, la Huelga del 29M, etc. En Estados Unidos se les ha escapado la bestia, y no sé si es para devorarnos o devorarlos. Tiempo al tiempo.


Cabe también destacar algunos reportajes que consiguen traducir ciertos aspectos de los conflictos globales que a menudo los medios que pertenecen a los clusters mediáticos no pueden hacer, con formatos innovadores más allá de las convenciones televisivas.


También tienen series de reportajes como estos que estarían a la altura de la producción fotográfica de un Richard Billingham, haciendo de la "suciedad interior" algo bello y honesto a ojos de los demás. La intimidad no sólo es carne de telediario, en estos reportajes, más allá de lo obsceno que nos pueda parecer de entrada, esta intimidad comunica algo, nos interpela a través de la "materia común".


Por no mencionar The Creators Project, que, aunque ahora hayan decidido apostar más por los artistas musicales que por los artistas visuales (y por músicos demasiado previsibles), en su día entrevistaron a empresas, artistas, colectivos punteros en el ámbito de las artes visuales y audiovisuales,  gente como la compañía de visualización de datos "Sosolimited", el siempre genial Aaron Koblin (actualmente responsable del Google Lab y cuya entrevista curiosament está fuera de servicio), el artista Chino Aajiaou... Y hasta ahora estaban emparentados con el proyecto ABSOLUT NETWORK de promoción de artistas visuales (desconozco si sigue el proyecto). 


Si les sobra dinero y no quieren hacer crecer la parte más cultural de lo que representa VICE (todos estos proyectos satélites y reportajes valientes) y quieren convertirse en la CNN del siglo XXI (con todo lo que de estafa representa), creo que van a plantar el fracaso ellos mismos y de motu propio. El público, por joven y mimético que sea (mimético con respecto a la tribu), no es tonto. Se coge antes a un mentiroso que a un cojo, a un vanidoso usurero que un epiléptico, a alguien que trabaja con Murdoch que a Bin Laden.

4 comentarios:

paulyG dijo...

http://www.vice.com/es/tag/15-M
http://www.vice.com/es/vice-news/revolucionarios-a-la-fuerza
http://www.vice.com/es/tag/25S
http://www.vice.com/es/tag/12M
http://www.vice.com/es_mx/tag/14N

hiperboreana Ingrid dijo...

A eso me refería con sus/vuestros reportajes arriesgados!!!! Muchas gracias por las referencias! adelante!

Angélica Reyes dijo...

En los medios de comunicación hay una lucha descomunal por el poder y la credibilidad, y hay muchos factores en juego dentro dé, sin embargo creo que VICE es un medio que ha intentado posicionarse con la mayor verosimilitud posible, de una manera original, y eso a muchos medios no les parece, porque no salen de su creencia de que un medio periodístico tiene que ser de tal forma, entiendan que a veces el público requiere otro formato como el de esta revista. Y por otro lado, creo que Shane Smith es una hombre que se ha ganado el lugar donde está, yo no soy fan de VICE, pero sé reconocer el valioso trabajo de este medio. Saludos.

hiperboreana Ingrid dijo...

Shane Smith tiene muy mala fama y algunas declaraciones que he leído y algunas de sus intervenciones están fuera de órbita. Pero con el tiempo también he encontrado el valor de esta publicación, incluso antes. Cuando la leía en papel había algunas entrevistas a directores de cine muy buenas, directores fuera del star system. Pero una parte de los ingresos de la revista pasa por el escándalo o la provocación y contra esto no hay nada que hacer. También es verdad que mucho medios han ido bajando la calidad de sus contenidos, aumentando en amarillismo y casi da la sensación que la revista VICE ha sabido mantener el pulso. saludos y gracias por el comentario